La casa de las imágenes

La casa de las imágenes es el bazar de imaginería religiosa más grande de Canarias.  Abrió sus puertas en el año 1985 pero anteriormente el  bazar no era lo que es en la actualidad. El bazar cuenta con más de 3mil imágenes y exportan para otras tiendas tanto de la isla como de la región y el país.

De este negocio viven  7 familias. Su localización es parte de su éxito. Está situado en el municipio de Candelaria en Tenerife, muy cerca de la basílica de la patrona de Canarias.

La crisis le ha afectado como a la mayoría de los empresarios. Aún situado en un lugar estratégico las ventas han notado la crisis. Aún así, son muchos los visitantes, curiosos e instituciones religiosas que van en busca del santo de su devoción. Los más vendidos; la Virgen de Candelaria, Patrona de Canarias y el Hermano Pedro, beatificado recientemente.

Florentín Díaz

Ampuriabrava

Ampuriabrava es una marina residencial que cuenta con una red de 23 kilómetros de canales navegables. Está considerada la Marina residencial más grande de Europa. Pertenece al municipio de Castellón de Ampurias, en la comarca del Alto Ampurdán, en Gerona.

En el año 2011 la ley de Costas cayó como una losa sobre el puerto interior de la Marina de Ampuriabrava afectando canales y amarres de la urbanización por la orden de deslinde de los bienes de dominio público marítimo-terrestre. Ante este malestar, las fincas quedaron afectadas por una servidumbre de tránsito de seis metros a lo largo de todos canales con el fin de facilitar un posible acceso directo al mar.

Después de años reclamando una solución, en 2013 se reformó la Ley de costas con un nuevo reglamento que amparaba a los propietarios afectados por la delimitación de los canales. Los propietarios aseguran que deben estar unidos contra el concesionario, su reglamento y la administración portuaria para que en un futuro se pueda hacer uso y disfrute de los amarres sin problemas ni bloqueos, con gastos transparentes y canales limpios y cuidados.

Jonathan Castelló, Florentín Díaz y David Niederhauser

Reportaje radiofónico sobre Jonathan García

La historia de Jonathan García de Tenerife comienza cuando tenía tan solo 25 años. Entró en prisión en el 2012 por un delito de lesiones que le causó a su hermano en la pierna derecha con un arma blanca. Su vida antes de entrar en prisión era tan solitaria y pacífica como lo es ahora. Su familia, su gran apoyo. 

Dentro de los altos muros de hormigón experimentó una fortaleza interior que no sabía que tenía. Valoró por encima de todo lo que es la libertad. Aprendió cuál era su verdadera personalidad. Su vida se resumía en estudiar cuanto podía y lo peor de todo, era ver a su familia tras un grueso cristal.  

Se vio solo, las cartas de sus amigos que al principio llegaban semanalmente fueron a menos. Los perdió.  Pero no dudó en seguir adelante y al salir, según Jonathan se topó con un mundo lleno de mentiras. Volver a su entorno tras salir de la cárcel fue entrar en locura como comenta Jonathan García.

Actualmente, su vida está orientada a la madurez y a centrarse en no cometer más errores. Quiere ayudar a aquellos que estuvieron en su misma situación. Así lo ha hecho dando charlas en centros escolares. Además, ha encontrado a una mujer con la que quiere compartir su vida.  

Una de las cosas que le ha ayudado a salir adelante en su rehabilitación es la natación y está preparándose para cumplir un reto. Con él quiere dejar patente que de todo en esta vida se puede salir y que la libertad está en poder elegir.

Florentín Díaz

“Mi día a día en la cárcel se resumía en estudiar cuanto podía”

Jonathan García ya es libre después de 3 años y medio en la cárcel // Foto: Florentín Díaz

Jonathan García ya es libre después de 3 años y medio en la cárcel // Foto: Jonathan García

 

La historia de Jonathan García (Tacoronte, Tenerife) comienza cuando tenía tan solo 25 años. Entró en prisión en 2012 con una condena de tres años y seis meses por un delito de lesiones que le causó a su hermano en la pierna derecha con un arma blanca. Es un profesional de la natación; tanto es así que unió en 33 horas Tenerife con Gran Canaria (110 Km). Ahora su reto está en unir a nado Valencia con Ibiza.

¿Cómo era su vida antes de entrar en prisión?

Era tan solitaria y pacífica como la que es hoy. Apenas he tenido amigos leales; ni antes de entrar ni ahora. Nunca he sido de fiestas, no me gusta. No bebo ni fumo.

Estando en prisión, ¿cómo lo vivió?, ¿a qué se aferró?

Dentro de los altos muros de hormigón de la prisión experimenté una fortaleza interior que no sabía que tenía. Valoré por encima de todo lo que es la libertad. Aprendí cuál era mi verdadera personalidad. Caí en una profunda depresión de la que, gracias a los psicólogos del centro, pude salir. Me aferré a mi sueño de poder unir a nado las Islas Canarias, me encanta nadar.

¿Cómo era su día a día en prisión?

Se resumía en estudiar cuanto podía. Aprendí a tocar el piano y la guitarra. Estuve solo toda mi condena, no hice amigos.

¿Qué fue lo más duro dentro de ella?

No tengo ninguna duda; lo más duro que viví en la cárcel fue descubrir que todo aquello que parecía incondicional dejó de serlo cuando “cayeron varias lunas”. También ver y oír a mi familia, sobre todo a mi madre, llorar tras el pulido cristal fue lo más duro.

Al salir, le enviaron al centro de reinserción Mercedes Pinto, ¿qué aprendió?

Aprendí lo fina que es la línea que te separa de ser un hombre de un esclavo. Ahí solo valoré el tiempo que había perdido.

Al finalizar su condena y volver a su entorno, ¿cómo vivió ese momento?

En el momento de mi libertad casi entro en locura. Salí de los muros y vi un mundo limitado, clones de personas con personalidades idénticas, gustos idénticos. Me di cuenta que yo no encajaba ahí, y decidí escribirlo en mis dos libros: “La libertad de Poder Elegir” y “El Diario de Jonathan García”. Me sorprendió y aún me sorprende cómo la gente vive siendo inconformista y está orientada al fracaso emocional.

Actualmente, ¿cómo es su vida?

Mi vida está orientada a la madurez y a centrarme en no cometer más errores. Quiero ayudar a aquellos que estuvieron en mi misma situación. Así lo he hecho dando charlas en centros escolares. Además, he encontrado a una mujer extraordinaria con la que me encantaría sentar la cabeza, tener una hija a la que llamaría Noa y vivir pacíficamente. Me dedico a mi familia y a intentar cumplir mi próximo reto, que es unir a nado Valencia con Ibiza.

Florentín Díaz

La hora del cambio: el autoempleo

Muchos canarios viven entre la espada y la pared porque el panorama laboral es desolador. Tanto es así que muchos ven el futuro ensombrecido. Un joven que finaliza sus estudios pasa por el proceso de búsqueda de empleo. Se le hace difícil y, cuando llega la oportunidad –si la encuentra– de introducirse en el mercado laboral se ve con un contrato precario que no le permite “entre otras muchas cosas” tener un plan de vida. El desempleo es una circunstancia de la vida que alguna vez hemos vivido –jóvenes y no tan jóvenes– por pertenecer a mundo globalizado y cambiante.

Rita Calero, emprendedora

Rita Calero, directora de Más Mujer Canarias // Foto: Rita Calero

Ante esta situación, hay una solución si se desea avanzar y no entrar en el bucle de la precariedad laboral que sigue siendo palpable. La salida de muchos ha sido emprender. Así lo hizo Rita Calero de Tenerife. Trabajó en banca durante 26 años y a los 49 fue despedida. La crisis le hizo perder su puesto de trabajo pero ese acontecimiento inesperado fue el que la motivó a emprender a los 50 años y ver sus frutos en lo que es en la actualidad la revista “Más Mujer Canarias”, que se reparte con el periódico más leído de la provincia de Santa Cruz de Tenerife, Diario de Avisos.

Canarias es la única Comunidad Autónoma donde aumentaron las altas de autónomos empleadores desde el inicio de la crisis en un 3% más. Para ser más precisos: Según publica el periódico Diario de Avisos citando cifras del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, Canarias cerró el año 2015 con 3.167 nuevos autónomos, un 2,8% más, lo que sitúa al archipiélago como la región española con el mayor crecimiento anual del trabajo autónomo. La crisis ha despertado en la sociedad Canaria el espíritu creativo y emprendedor. La solución de muchos era y sigue siendo aprovechar su talento y creatividad. Lo importante no es si se tiene o no capital para iniciar la actividad, lo realmente importante es detectar una necesidad real y darle mil y una vueltas para ver cómo puede ser rentable.

¿Por qué no pedir ayuda y plantear la idea a los más cercanos? Rita Calero, mujer emprendedora, pidió ayuda a su familia y contó con el apoyo de Fifede Tenerife y el Instituto Canario de Empleo, que facilitaba ayuda a las mujeres emprendedoras. Uno de los consejos de Rita Calero es creer en el proyecto: “No se consiguen logros si no estamos convencidos de lo que pretendemos hacer. El camino hasta la meta es muy duro, pero la satisfacción que nos produce llegar a ella es lo que nos tiene que motivar”.

Hay que reflexionar bastante sobre donde está la demanda, sobre los posibles clientes y si dicha demanda se mantendrá en un futuro. Motivación, trabajo y mucha paciencia es lo que hay que tener para ir dando pasos firmes en lo que se cree. ¡Adelante!

Florentín Díaz