La Bebeteca introduce los más pequeños a la lectura

La forma más directa para que un niño se desarrolle y aprenda es mediante la interacción con los demás. Cuanto más les hablen y respondan los adultos, más rápido será su aprendizaje, un proceso que se acelera si además se hace de forma divertida y en el entorno adecuado. La Bebeteca es un espacio ideal para ello: canciones, bailes y cuentos se suceden en un proceso que estimula a los niños a participar activamente, fomentando así su empatía por los libros desde el principio a pesar de no saber leer. Distintas bibliotecas han impulsado actividades de este tipo para introducir a los niños a la lectura cuanto antes. Una de ellas es la Biblioteca Marcel·lí Domingo de Tortosa (Baix Ebre), galardonada hasta cinco veces con el premio Campaña de Animación a la lectura María Moliner.

Yann Ruiz y Francisco Javier Tarrías